Doce Mitos Sobre el Calvinismo

1. El calvinismo no es una sistema de la teología que niega el amor universal de Dios.

Si bien hay algunos calvinistas que niegan el amor universal de Dios por todos los hombres, esto no es una condición necesaria y un principio fundamental del calvinismo. Los Calvinistas, sin embargo, creen que Dios tiene un tipo particular de amor hacia los elegidos (un “amor electivo”), pero la mayoría también cree que Dios ama a todos los hombres ( Juan 3:16 ). Es un misterio para calvinista en cuanto a por qué no elige a todos. (Más sobre esto aquí .)(More on this here.)


2. El calvinismo no es una creencia de que Dios crea personas con el fin de enviarlos al infierno.

De nuevo, esto no es representativo de los calvinistas normativos. Mientras los supralapsarianos creen que Dios crea personas para enviarlos al infierno, la mayoría de los calvinistas no son supralapsarianos. (Más sobre esto aquí .)(More on this here.)


3. El calvinismo no es una creencia que Dios es el autor del mal.

Debido a la alta opinión del calvinismo de la soberanía de Dios, muchos creen erróneamente que los calvinistas hacen responsable a Dios por el pecado y el mal. Esto no es cierto. Son muy pocos los calvinistas que creen que Dios es el autor del mal. La mayoría de los calvinistas creen que atribuir responsabilidad por el mal a Dios no es ortodoxo.

Como Juan Calvino dice:

“.el Señor había declarado que "todo lo que había hecho. . . . . era extremadamente bueno "[ Gen. 1:31 ]. ¿De dónde, entonces viene esta maldad del hombre, que le hace caer de su Dios? No debemos pensar en lo que se refiere a la creación, Dios ha puesto Su sello de aprobación a lo que había salido de él. Por su mala intención, entonces, el hombre corrompió la naturaleza pura que había recibido del Señor, y por su caída hizo que toda su descendencia con él cayese en la destrucción. En consecuencia, debemos contemplar la causa evidente de la condenación en la naturaleza corrupta humana –la cual está más cerca de nosotros – en lugar de buscar una causa escondida y totalmente incomprensible en la predestinación de Dios. [ Institutes , 3:23:8]”

4. El calvinismo no es una creencia en el fatalismo.

Una cosmovisión fatalista es aquella en la cual todas las cosas se dejan a su suerte, el azar, y una serie de causas y efectos que no tiene guía inteligente o causa última. El Calvinismo cree que Dios (no el destino) está en control, aunque los calvinistas difieren sobre que tan meticuloso es este control.

5. El calvinismo no es una negación de la libertad.

Los Calvinistas no creen que las personas son robots o marionetas en cadenas. Los calvinistas creen en la libertad y, propiamente definido, el libre albedrío. Mientras que los calvinistas creen que Dios última instancia está en el control de todo, la mayoría son compatibilistas, creyendo que él trabaja en y con la libertad humana (limitado aunque puede ser). Los calvinistas creen en la responsabilidad humana al mismo tiempo sosteniendo un alto concepto de la soberanía providencial de Dios. (Más sobre esto aquí .)(More on this here.)

6. El calvinismo no es la creencia de que Dios obliga a las personas a hacerse cristianos en contra de su voluntad.

Los calvinistas creen en lo que se llama “gracia irresistible.” Esto podría no ser el mejor nombre para ella, ya que en realidad no comunica lo que está implicado. Los calvinistas creen que las personas están muertas en el pecado ( Efesios 2:1 ), aborrecedores de Dios, sin capacidad para inquirir en su estado natural ( Rom 3:11 ; Juan 6:44; 1 Corintios 2:14 ). Dado que este es el caso, Dios debe primero regenerarlos para que puedan tener fe. Una vez que se regeneran, las personas no deben ser forzadas a aceptar a Dios, pero esto es una reacción natural, una reacción de la voluntad, de alguien ha nacido de nuevo y, por primera vez, reconoce la belleza de Dios. Y esta es una acción que siempre van a elegir debido a sus nuevas inclinaciones.

7. El calvinismo no es una creencia de que usted sólo debe evangelizar a los elegidos.

Nadie sabe quiénes son los elegidos. Supongo que si hubiese una manera de averiguarlo, tanto calvinistas y arminianos (la otra opción principal para el calvinismo) sólo sería evangelizar a los elegidos (ya que los arminianos también creen que sólo los elegidos se salvarán a pesar de que entienden la elección de manera diferente). Dado que no lo sabemos, es nuestro deber de evangelizar a todas las personas y naciones. Algunos de los más grandes evangelistas en la historia del cristianismo, tales como Charles Haddon Spurgeon, Jonathan Edwards, han sostenido la doctrina de la elección incondicional.

8. El calvinismo no es la creencia de que Dios escoge arbitrariamente a las personas para ser salvos.

Los calvinistas creen que Dios elige a algunos a la salvación y a otros no, y que esta elección no se basa en nada presente o previsto, justo o injusto, en el individuo, sino en la elección soberana ( Rom. 9:11 ). Pero esto no quiere decir que la elección es arbitraria, como si Dios estuviera echando una moneda al aire para ver quién es salvo y quién no lo es. Los calvinistas creen que Dios tiene sus razones, pero están en su misteriosa voluntad secreta.

9. El calvinismo no es un sistema de pensamiento que sigue a un hombre, Juan Calvino.

Mientras que los calvinistas obviamente respetan a Juan Calvino, simplemente creen que él correctamente entendió y sistematizó algunas enseñanzas apostólicas muy importantes en relación con la elección, la condición del hombre, y la soberanía de Dios. Sin embargo, gran parte de este conocimiento no se originó con Juan Calvino, pero se puede ver en muchos a lo largo historia de la iglesia, como Aquino, Anselmo, y Agustín. En última instancia, los calvinistas sostienen que siguen a la Escritura interpretada correctamente.

10. El calvinismo no es un sistema que ignora o reinterpreta pasajes de la Escritura sobre la responsabilidad humana.

Los calvinistas creen que todas las personas tienen la responsabilidad de hacer lo correcto, a pesar de que, como hijos caídos de Adán, carecen de capacidad para hacer lo que es correcto (en un sentido trascendente, véase más adelante), sin la gracia regeneradora de Dios. Por lo tanto, el llamado y los mandamientos de Dios se aplican a todas las personas y todas las personas son responsables de su rechazo y rebelión. Es sobre esta base que el juicio se lleva a cabo.

11. Los Calvinistas no creen que nadie puede hacer algo bueno en absoluto.

Los calvinistas creen en lo que se llama “depravación total” (también lo creen los arminianos). Sin embargo, la depravación total no significa que la gente no puede hacer nunca nada bueno. Los calvinistas creen que la gente no regenerada pueden hacer muchas cosas buenas y algunas veces incluso actuar mejor que los cristianos. Pero cuando se trata de la disposición de las personas hacia Dios y su reconocimiento de él por sus capacidades, dones y futuro, lo niegan, por lo que manchan todo lo que son y hacen. Un incrédulo, por ejemplo, puede amar y cuidar a sus hijos al igual que un creyente puede hacerlo. En sí mismo esto es una cosa muy buena. Sin embargo, en relación a Dios esta no halla favor eterno o trascendente, ya que están en enemistad con él, el Dador de todas las cosas.. Por lo tanto, se podría decir, mientras que todas las personas pueden hacer el bien, solamente los regenerados puede hacer el bien trascendente.

12. Los calvinistas no necesariamente creen que Dios predestina (voluntades) todo, incluso el color de los calcetines que eligieron esta mañana.

Hay un espectro de creencias acerca de la soberanía de Dios en el calvinismo. La única cosa que une a todos los calvinistas es su creencia en la elección soberana de Dios para elegir a algunas personas a la salvación y a otras no. Sin embargo, los calvinistas difieren sobre la participación de Dios en otras áreas. Algunos calvinistas creen en lo que podría llamarse la “soberanía meticulosa,” donde Dios no sólo ha predestinado a la salvación, sino que también ha predestinado todo lo que ocurre. Como dice el viejo refrán: “No hay una molécula de inconformista en el universo.” Sin embargo, la mayoría de los calvinistas creen en lo que podríamos llamar “Soberanía providencial.” Aquí, los calvinistas distinguen entre la voluntad permisiva de Dios y su voluntad soberana. En su voluntad permisiva, muchas cosas ocurren que El permite, pero no es necesariamente provocarlo como primera causa. En su soberana voluntad, muchas cosas pasan por su intervención directa (para más detalles, ver aquí ).(for more on this, see here).

Autor: C Michael Patton at Credo House Ministries
Traducido por Armando Valdez en El evangelio según Jesucristo
Respondido posteriormente por la Society of Evangelical Arminians



Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported.
Creado a partir de la obra en http://www.iprsevilla.com.

Reply to this post

Publicar un comentario en la entrada