La idea bíblica de Revelación y sus raíces en la Creación

¿Qué es la Revelación de Dios?

La revelación es, de forma muy genérica, la forma en la que Dios testifica y se manifiesta a sí mismo al mundo para la plena realización del fin de la creación.
Las bases de la revelación descansan en el hecho de que el mundo fue llamado a existencia por la palabra de Dios, y animado por su Espíritu, produciendo diferentes clases de seres culminando la progresión en la creación del hombre a su propia imagen.

Pero tras la terrible destrucción de la original comunión del hombre con Dios por la entrada del pecado, la revelación cumple el objetivo específico del restablecimiento de esa especial relación.

¿Cómo se revela Dios?
La Revelación Universal o General


Dios testifica su poder, su bondad y su justicia por medio de dos cauces principales; a través de la naturaleza y de la guía histórica de la humanidad por un lado, y a través de la conciencia individual de cada uno, en la que se bosqueja el conocimiento y el deseo de búsqueda de Dios. ( Isa 40 21-26, Sal 19, 94 8-10).
Cabe reseñar que el Dios viviente permanece oculto al hombre natural (naturalmente caído) en todas sus búsquedas (Is 45.15, Jer 23.18, Juan 1.18). El conocimiento de la simple existencia de Dios, no conduce al conocimiento de la existencia de este Dios viviente ni a una comunión con Él. Es más, este conocimiento únicamente testifica de la separación de Dios con el hombre, en lo que el AT ha considerado llamar para los paganos ''aquellos que olvidaron a Dios'' (Sal 9.18)

Es únicamente a través de la irrupción específica del Dios viviente de forma única, individual y soberana en el testimonio de cada persona, que esta situación puede ser solventada:

La Revelación Especial

La revelación especial es el testimonio que el Dios viviente muestra a cada persona en su propio conocimiento y conciencia, cuyo fin principal es el restablecimiento de la comunión vital del hombre con Dios. Aparece en primer lugar entre Dios y la raza elegida, culminando con la manifestación de Dios en la carne; del pueblo de Dios entre y de todas las naciones, a la fundación de un nuevo cielo y una nueva tierra (Isa 65.17, 66.22; Ap 21.1ss), donde Dios será uno en todos (1Cor15.28).

La Relación entre revelaciones y pactos

La relación entre la revelación general y especial, es aquella en la que lo primero es base de continuación de lo siguiente, y lo último meta y complemento de lo primero; de igual forma que esa relación se desarrolla entre los pactos del nuevo y antiguo testamento, o el pacto con Noé.
Así mismo cabe reseñar que el conocimiento y revelación externa está supeditada a la preexistencia de la interior, y no se alcanza un conocimiento pleno de la revelación general, hasta que la especial ha tenido lugar. 

Hechos 17:27 para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros. 


Así como en la naturaleza cada reino tiene sus propias leyes que forman una base para el siguiente mayor, el más grande forma una continuación y una plenitud del anterior; de esta forma la revelación especial y general, el orden de la naturaleza y la salvación se tejen juntos en una unidad orgánica acorde con la doctrina del Nuevo Testamento, donde en contra de las ideas que sitúan a Dios fuera del proceso del orden natural, Deus ex machina, Él es el gran Mediador, el gran Nexo Común, el gran Protagonista.

JRM


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported.
Creado a partir de la obra en http://www.iprsevilla.com.

Reply to this post

Publicar un comentario en la entrada